fbpx

Encontrar a Dios en los detalles

Compartir
Tiempo de lectura estimado: 6 minutos

¿Alguna vez te has emocionado con una idea, un proyecto o una meta, tan emocionado que sentiste que podías extender la mano y tocarlo, solo para descubrir que cuando intentas llevarlo a la realidad todo se derrumba?

Es una experiencia común. En su forma pura y sin fundamento, en tu imaginación, la visión puede parecer muy inspiradora y fácil de lograr. Pero cuando intentas convertirlo en realidad, manifestarlo en la miríada y fragmentación de los detalles de tu vida, la mayoría de las veces te das cuenta de que hay muchos obstáculos en el camino.

white cloud with sunlight
Photo by Sascha Düser on Pexels.com


Esta es la etapa que, como dice el refrán, separa a los hombres de los niños. Lo más fácil de hacer en este punto es rendirse, permanecer con sus viejas formas habituales de ser , aunque no sean satisfactorias en última instancia, pero que son, al menos, cómodamente familiares.

Pero, si decides mantener el rumbo, trabajar a través de los obstáculos y manifestar tu visión sin importar lo que sea necesario, encontrarás al final que no solo has alterado tus circunstancias, sino que has crecido enormemente en el proceso.

Publicidad

Luz-Oscuridad-Luz: Un Principio Central de la Creación

Si alguna vez ha tenido esta experiencia, sin darte cuenta te has topado con uno de los secretos espirituales centrales de la Creación. La vida está diseñada de tal manera que nuestro crecimiento más profundo y poderoso ocurre no como un proceso ascendente suave, sino en un patrón triple de visión-ruptura-transformación, o luz-oscuridad-luz.

Al comienzo del proceso, la luz de tu visión brilla con fuerza y ​​claridad, pero de manera externa, sin tener en cuenta la miríada de detalles a través de los cuales esa luz debe manifestarse. Está ahí, inspirándote, pero no es realmente tuyo, ni hace nada que afecte al mundo que te rodea.

Hacer realidad tu visión significa que la luz debe estar contenida en «recipientes». Debe expresarse no solo en tu mente, sino en los detalles físicos del tiempo y el espacio: tus relaciones, hábitos y entorno. El problema es que en esta etapa, estos recipientes son a menudo demasiado pequeños e inmaduros para contener la luz de la nueva realidad que quieres crear.

people sitting in front of bonfire in desert during nighttime
Photo by Tomáš Malík on Pexels.com

Cuando este es el caso, las cosas no salen como lo deseas. De hecho, a veces realmente empeoran.

A medida que intentas crear nuevas formas de ser o implementar nuevos esfuerzos, tus relaciones pueden volverse aún más difíciles, tu entorno más desordenado, tu horario más estresante o tu estado emocional más abrumado. Como ocurre a menudo cuando intentamos algo desafiante, es posible que experimentes miedo, resistencia, confusión o desilusión. E inevitablemente, te pondrás en contacto con cosas sobre ti mismo que probablemente hubieras preferido no ver.

La elección: rendirse o crecer

Una vez que esto suceda, tienes una opción. Puedes rendirte, dejando todas esas partes de ti y de tu vida (los vasos) como estaban cuando empezaste, tu luz sin expresar y con un fracaso más en tu haber.

O puedes continuar avanzando, observando detenidamente lo que se interpone en el camino y haciendo el esfuerzo, dentro de esa cantidad inmensa de detalles de tiempo y espacio, para corregirlo, eliminarlo o transformarlo. Esta etapa puede ser desafiante, incluso intensa, y a menudo requiere un esfuerzo firme y persistente para llegar al final. Significa examinarse detenidamente a sí mismo y a su vida, trabajar para expandir tus habilidades, mejorar tus relaciones o tu carácter, y desarrollar tu fuerza interior y tu coraje.

Si estás dispuesto a hacer esto, es muy probable que con el tiempo logres hacer realidad tu visión, aunque esto nunca es seguro. Sin embargo, lo que es seguro es que habrás crecido como ser humano, la razón por la que los obstáculos estaban allí en primer lugar.

De hecho, este crecimiento, este proceso de expandirse más allá de tus propios límites, de interactuar con las circunstancias de tu vida dadas por Dios de tal manera que tu alma infinita se expresa más y más de sí misma a través del «recipiente» de tu cuerpo físico finito; es el propósito detrás de tu propia existencia aquí en la tierra.

Moisés y la destrucción

La historia de la entrega de la Torá, específicamente, de cómo Moisés recibió las dos tablas de los Diez Mandamientos, encarna este principio.

En total, Moisés pasó 120 días y noches en el monte Sinaí en un discurso íntimo con Dios. Durante los primeros 40 días se despojó de todas sus necesidades físicas y el Creador le enseñó los secretos de la Torá. Al final de este período descendió del monte Sinaí con el primer juego de tablas en las que estaban grabados los Diez Mandamientos. Este primer juego era de zafiro celestial y las palabras fueron grabadas en la piedra de una manera milagrosa por Dios mismo.

Cuando Moisés bajó estas tablas de la montaña, se enfrentó a la vista y el sonido del pueblo judío celebrando por el becerro de oro. En respuesta, rompió las tabletas en el suelo y las hizo añicos.

Después de castigar a los cabecillas, una vez más ascendió a la montaña por otros 40 días y oró por el perdón de Dios para la gente.

Luego, durante los últimos 40 días, Moisés recibió la Torá una vez más. Pero esta vez lo hizo como ser humano, en un cuerpo, a través del trabajo duro y la lucha. En lugar de que Dios tallará las tablas nuevas, Moisés tuvo que tallarlas él mismo, en piedra que no vino del cielo, sino de la tierra. Esta vez, aunque Dios una vez más proporcionó la luz, Moisés tuvo que crear las vasijas.

Publicidad

Luces en barcos

A primera vista, este episodio parece una decepción trágica. Pero, curiosamente, después de que Moisés rompió las primeras tablas, Dios lo felicitó.

¿Por qué? Porque desde el plano interno de la realidad estos eventos eran una parte absolutamente necesaria del modelo Divino para la Creación. La etapa de «destrucción» es una parte intrínseca del proceso de transformación de nuestro mundo, y de nosotros. Es a través de este proceso que creamos un «dira b’tachtonim«, un lugar de morada para Dios en la miríada de detalles físicos del tiempo y el espacio.

Para que la Torá, la infinita Sabiduría y Voluntad de Dios, sea verdadera y plenamente recibida por el mundo, el mundo debe ser un recipiente para ese infinito. Y para que eso suceda, la Torá tuvo que ser entregada desde arriba, destrozada y finalmente readquirida y contenida en recipientes desde abajo, en el proceso triple de luz-oscuridad-luz.

Aunque las segundas tabletas se adquirieron con mucho más esfuerzo, mucho menos fanfarria y, en apariencia, estaban en un nivel mucho más bajo, en realidad tenían un potencial mucho mayor. Con este segundo conjunto de tablillas se incluyó el potencial de toda la profundidad y amplitud de la Torá que se descubriría a lo largo de las generaciones gracias al estudio y la sabiduría del propio pueblo judío. La sabiduría divina fluiría así no solo de arriba hacia abajo, sino de abajo hacia arriba.

No todos los días recibimos los Diez Mandamientos. La mayoría de las veces, nuestros desafíos son mucho más personales y específicos que eso. Pero eso no significa que no sean santos. De hecho, hacer de los detalles personales de tu vida personal un lugar de residencia para lo Divino es el objetivo de vivir en primer lugar.

Entonces, ya sea que tu objetivo sea experimentar más amor, conexión y generosidad, más significado en tu trabajo y vida, más equilibrio, paz, armonía y alegría, o una conexión más profunda con tu propósito, no hay necesidad de desanimarse por el hecho. que a veces puede ser difícil en el camino.

El hombre y Dios: socios en la creación

A diferencia de todas las demás criaturas, incluidos los seres espirituales más elevados, solo el hombre tiene el potencial de ser un socio de Dios. Solo el hombre es creado a imagen de Dios, completo con libre albedrío. Solo el hombre puede pecar, y solo el hombre puede arrepentirse, es decir, usar su distancia de Dios para volverse aún más cerca, más grande y más santo de lo que hubiera sido sin él. El verdadero arrepentimiento no tiene nada que ver con el odio a uno mismo, con menospreciarse a uno mismo. Al contrario, proviene del amor propio, del reconocimiento de quién eres en realidad y de lo que puede ser tu vida.

woman in white crew neck t shirt wearing black and silver necklace
Photo by Anastasia Shuraeva on Pexels.com

Es por eso que la palabra arrepentimiento en hebreo es teshuvá, ‘retorno’, porque la verdadera teshuvá nos pone en contacto con nuestra propia esencia y nos acerca a Dios.

El poder de la teshuvá es nuestra contribución a la creación. Fue adquirido por el acto de Adán y Eva cuando comieron del Árbol del Conocimiento, trayendo exilio, lucha, sufrimiento y muerte para ellos mismos y para toda la humanidad. Este ciclo continuará hasta que los vasos a través de los cuales experimentamos la vida – nuestras mentes, corazones, acciones y el mundo que nos rodea – hayan madurado lo suficiente como para poder abarcar la luz infinita de Dios.

En ese momento, nosotros, a través de nuestros propios esfuerzos, habremos encontrado a Dios en los detalles, donde Él estuvo escondido todo el tiempo, esperando con infinita paciencia ser revelado. Y al hacerlo, habremos hecho brillar la oscuridad misma.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies