fbpx

5 Historias reales de encuentros con Ángeles

Compartir
Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

Salvada por el Ángel

Jackie tuvo su experiencia en una popular colina para pasear en trineo, donde estaba disfrutando el día con su familia. La joven decidió intentar bajar en trineo por la parte más empinada de la colina. Cerró los ojos y empezó a bajar.

«Aparentemente golpeé con alguien y empecé a caer y girar fuera de control. Me dirigía hacia la barandilla de metal. No sabía qué hacer», dice Jackie. «De repente sentí que algo empujaba mi pecho hacia abajo. Me acerqué a menos de media pulgada (menos de centímetro y medio) del riel pero no lo golpeé. Podría haber perdido mi nariz». «Estoy segura de que fue mi Ángel guardián quien me protegió.»

Publicidad

El ángel lector


Es notable la cantidad de historias de ángeles que surgen de experiencias hospitalarias. Andrea ingresó al hospital en 1994 con un dolor agudo por un tumor fibroide, del tamaño de una toronja; en su útero. La cirugía fue exitosa pero más complicada de lo esperado y sus problemas no habían terminado. Andrea recuerda que tenía un dolor horrible. Tuvo una reacción alérgica a la morfina que le administraron y los médicos trataron de contrarrestarla con otros medicamentos. Esto hizo que una mala experiencia fuera aún peor. Ella acababa de someterse a una cirugía mayor y ahora estaba lidiando con el dolor de una reacción aguda a un medicamento.

Después de recibir más analgésicos, pudo dormir durante unas horas. «Me desperté en medio de la noche. Según el reloj de pared, eran las 2:45 a.m. Escuché a alguien hablar y me di cuenta de que había alguien junto a mi cama», dice. «Era una mujer joven con cabello castaño corto y vestida con un uniforme blanco del personal del hospital. Estaba sentada y leyendo en voz alta la Biblia. Le dije: ‘¿Estoy bien? ¿Por qué estás aquí conmigo?'»

La mujer que visitaba a Andrea dejó de leer pero no volteó la mirada. «Ella simplemente dijo, ‘Me enviaron aquí para asegurarme de que estarías bien. Vas a estar bien. Ahora deberías descansar un poco y volver a dormir». Ella comenzó a leer de nuevo y me quedé dormida «.

A la mañana siguiente, le explicó la experiencia a su médico, quien revisó y dijo que ninguna persona la había visitado durante la noche. Preguntó a todas las enfermeras y nadie sabía de este visitante.

«Hasta el día de hoy», dice, «creo que mi ángel de la guarda me visitó esa noche. La enviaron para consolarme y asegurarme que estaría bien. Coincidentemente, la hora en el reloj esa noche, 2: 45 am, es la hora exacta registrada en mi certificado de nacimiento.»

Publicidad

Enviado por Dios

«Ocurrió durante la celebración de mi cumpleaños en la escuela. Había cruzado corriendo el patio de recreo para colocar mi corona en un banco. Mientras volvía corriendo con mis amigos, tres chicos me hicieron tropezar». nos cuenta Marta

El patio de recreo estaba lleno de objetos metálicos y astillas de madera. Marta salió volando y algo la golpeó justo debajo del ojo.

«Pero sentí que algo me tiraba hacia atrás cuando me caí». «Los maestros dijeron que me vieron volar hacia adelante y luego volar de regreso al mismo tiempo. Mientras me llevaban a la oficina de la enfermera, escuché una voz desconocida que me decía: No te preocupes. Estoy aquí. Dios no quiere que le pase nada a su bebé ‘».

Publicidad

El ángel de la carretera


En 1980, Sofía era una madre soltera con dos bebés que vivía en el municipio de San Martín Texmelucan.

Afortunadamente, sus padres vivían a sólo 40 km en San Andrés Calpan. Sofía solía dejar a los niños en la casa de sus padres, ir a hacer lo que tenía que hacer y luego recogerlos por la noche.

Una noche, Sofía había ido a recoger a sus hijos de la casa de sus padres y se dirigía a casa. Era relativamente tarde, alrededor de las 11:30 p.m. Sofía conducía «su tartana«. Entre las muchas deficiencias del automóvil, el medidor de gasolina estaba roto, lo que le obligaba a adivinar cuándo necesitaba combustible . De vez en cuando, sus conjeturas estaban fuera de lugar.

«A mitad de camino a casa, el coche empezó a tambalerar», recuerda, «y me di cuenta de que estaba vacío. Tome la primera salida que pude y resultó ser una que estaba un poco cuesta arriba. Casi en la parte superior mi coche se detuvo y no había absolutamente nada alrededor excepto campos vacíos y luces distantes en una parada de camiones a poco mas de un kilómetro de la carretera.

Sin coches a la vista, Sofía no sabía qué hacer. Los niños estaban durmiendo y caminar un kilómetro mientras cargas a dos niños en medio de la noche no era una buena opción. Esto fue antes de los teléfonos móviles, por lo que no podía pedir ayuda.

person standing in center of empty rural road
Photo by Tomas Anunziata on Pexels.com

«Apoyé la cabeza en el volante mientras llena de pánico rezaba una breve oración«, dice. «Ni siquiera había terminado cuando escuché algunos golpes en mi ventana».

Cuando miró hacia arriba, vio a un joven impecable parado allí, que Sofía estimó que tenía unos 21 años. Él le indicó que bajara la ventanilla. «Recuerdo que me sorprendió», dice, «pero no tenía ni el más mínimo miedo, aunque normalmente me habría aterrorizado».

El joven iba bien vestido y tenía un leve olor a jabón. No le preguntó si necesitaba ayuda. En cambio, le dijo que pusiera el auto en neutral y que la ayudaría a pasar esa última y pequeña colina hacia un lugar donde pudiera cargar gasolina.

«Le di las gracias y seguí sus instrucciones. El coche empezó a moverse. Lo conduje hacia las luces de la parada de camiones y me di la vuelta para gritarle ‘gracias’ de nuevo», cuenta Sofía.

«¡Era tan agradable! Mi auto seguía moviéndose, pero el joven no estaba a la vista. Quiero decir, esta área era completamente remota. No había absolutamente ningún lugar al que pudiera haber ido tan rápido, incluso si hubiera algún lugar adonde ir. para empezar, ni siquiera sé de dónde vino «.

El auto de Sofía continuó rodando colina abajo hasta que llegó a la parada de camiones. Pudo conseguir la gasolina que necesitaba y los niños permanecieron profundamente dormidos.

«Siempre he confiado en Dios para que nos cuide, pero al relatar esa historia muchas veces a mis hijos, que ahora tienen 30 y 32 años, saben a ciencia cierta que los ángeles existen y nos son enviados si solo creemos .

Publicidad

Visita Divina

Cuando era niña solía rezar mucho, compartía habitación con mi hermana y una vez, me desperté en medio de la noche, no se por qué, pero me entró mucho miedo; así que comencé a rezar y mientras lo hacía vi que del pasillo salía una luz que cada vez se hacía más intensa al acercarse a la puerta de la habitación. De repente apareció ante mi la figura de Jesús, aún recuerdo la sensación de paz y tranquilidad que emanaba. Se sentó junto en la cama de mi hermana y comenzó a acariciarle la frente y me dijo: «No te preocupes, descansa que yo estoy aquí para cuidarte», sus palabras me tranquilizaron y retome el sueño.

A la mañana siguiente le pregunté a mi hermana si había soñado algo o sentido algo, me dijo que sólo recordaba que estaba soñando que tenía mucho dinero, pero de repente comenzaba a regalarlo todo y ayudar a la gente.

No se si es verdad lo que sucedió pero sin duda fue y ha sido una de las mejores experiencias de mi vida.


¿Has tenido una experiencia similar? ¿También fueron ángeles? Comparte tu historia con nosotros en los comentarios o escribe un mail a info@canalplenitud.tv

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies